Semana Santa

iglesia 

Procesión de La Soledad
Viernes Santa

Año 2015 en adelante

Cristo Yacente de
Cangas de Onís

Semana Santa

Una imagen realizada en talla de madera de cedro a gubia, de 1.50 metros de altura, con vistosa policromía, que será el paso principal en la procesión de La Soledad


Esta se celebra por las principales calles de la ciudad canguesa en la tarde-noche del Viernes Santo. La espectacular talla fué sufragada mediante aportaciones económicas de varios vecinos y feligreses. Y es que la ciudad de Cangas de Onís trata de recuperar el prestigio que antaño tenía la Semana Santa en esta localidad del oriente asturiano, tradición que tuvo su mayor auge a finales del siglo XIXhasta que se acabaron perdiendo, sobre todo durante el transcurso de la Guerra Civil, algunos
de los pasos existentes en aquellos momentos.

ver galería


El motivo que originó el uso de pasos en 

la Semana Santa fue la conveniencia de representar la Pasión de Cristo mediante imágenes, para que el pueblo pudiera acceder al mensaje evangélico


Jovenes participantes




Catequesis





Preparativos




Preparativos




finales




Preparativos
Preparativos

Un grupo de voluntari@s preparando las imágenes que desfilarán en la prodesión de

La Soledad de Cangas de Onís.



SIGNIFICADO DE CADA DÍA DE LA SEMANA SANTA:


Durante esta semana los creyentes católicos recordamos los comienzos de nuestra religión y la culminación de la vida terrenal de Jesús. Cada día de la semana conmemoramos los sucesos de aquella época.


DOMINGO DE RAMOS
Recuerda la llegada de Jesús a Jerusalén, la Tierra Santa. Al llegar, sus fieles lo recibieron con fervor y gran entusiasmo, por eso este día en las iglesias, los creyentes llevamos ramas de olivo, como símbolo de nuestra fe.


LUNES SANTO
Jesús vuelve a Jerusalén y se dirige al templo, pero lo encuentra convertido en un mercado. Jesús se enfrenta a los vendedores y los echa del lugar, enseñándoles que se trata de un lugar sagrado al que había que respetar, un lugar donde se iba a rendir culto.


MARTES SANTO
Es el día en el que Jesús anuncia su muerte, causando un gran pesar ante sus discípulos.


MIERCOLES SANTO
Recuerda el momento en el que Judas, uno de los doce discípulos del Señor, se pone de acuerdo con los enemigos de Jesús y se ofrece a entregarlo a cambio de 30 monedas de plata.


JUEVES SANTO
La Iglesia Católica conmemora la Eucaristía en la Última Cena de Cristo. Esa misma noche, Jesús es entregado por Judas y puesto en prisión.


VIERNES SANTO
Luego de su encarcelamiento, Jesús es sometido a un juicio y torturado. Recibe la corona de espinas sobre su cabeza y le cargan la cruz. Así recorre la ciudad de Jerusalén. Al mediodía es crucificado.


SÁBADO SANTO
Jesús permanece en el sepulcro. En la Vigilia Pascual los fieles seguimos a la espera, con la esperanza de la resurrección.


DOMINGO DE RESURRECCIÓN

El domingo de Pascua es el día, para nosotros los católicos, de la resurrección, en el que Jesús sale de su sepulcro.






LA PASIÓN


Semana Santa



J
esús es presentado ante Pilatos, el Gobernador Romano en Palestina, quien escucha las acusaciones levantadas contra él y se da cuenta de que se trata de un conflicto político, delegando el asunto en el Rey Herodes que no tarda en devolverlo a las autoridades romanas para ser juzgado.
De nuevo ante Pilatos, éste ofrece al pueblo la oportunidad de elegir a quien liberar: a Jesús o al asesino Barrabás. La multitud elige a Barrabás y condena a Jesús, que es puesto en manos de los soldados romanos y flagelado como castigo.
Aunque Pilatos trata de hacer ver a la multitud que el castigo ya ha sido suficiente, los fariseos no lo consideran así. Lavándose las manos, ordena a sus hombres cumplir los deseos del pueblo y Jesús es condenado a muerte.
Jesús deberá cruzar las calles de Jerusalén cargando con la cruz camino del Gólgota, lugar en el que será crucificado. Allí, clavado a la cruz, superará la última tentación: el temor a ser abandonado por su Padre. Sobreponiéndose a su miedo, mira a María, su madre, y pronuncia palabras que sólo ella puede entender: "Todo está acabado"; finalmente expira diciendo: "En tus manos entrego mi espíritu". Las fuerzas de la naturaleza se rebelan en el momento de la muerte de Cristo.