Hoja parroquial


Parroquias de Cangas de Onís, Dego, San Juan de Parres y Villanueva


          Tel. 689 71 28 03                                       fueyocangues@outlook.es
        Nº 57            19 de febrero de 2017           Dep. legal AS 04383-2014


AVISOS: Cangas: Misas de la quincena: lunes 20 por Mª Teresa Caso; martes 21 por J. Luis y Celso Diego; miércoles 22 por intenciones de Mary, por Saliniano, Higinio y Cándida; jueves 23 por Higinio y Pilar; viernes 24 por Antonio Rguez e Isabelita Piñán; sábado 25, a las 12, aniversario de Carolina Alvarez Bulnes; a la una aniversario de Andrés Narciandi Monje; a las 7 por Bernardo y Carolina; domingo 26, a las 12, por Ceferino Gancedo; a las 7 por Glodulfo Báez; lunes 27 por Gaspar Cayarga; martes 28 por Angel González; miércoles 1 por intenciones de Josefina López; jueves 2 por Gabriela Blanco; viernes 3 por Consuelo y Severino; sábado 4 por intenciones de Carmen López; domingo 5, a las 12, por Carlos González; a las 7 por Amando Juárez del Dago. Capillas: en Cardes el sábado 25 a las 11 por obligaciones de Aurora; en San Cosme el domingo 26 a las 4; en Següenco el sábado 4 a las 11 y en Torió el domingo 5 a las 5.

Dego: el sábado 25 por Antonio José (Pepín) García Soto y el sábado 4, ambas a las 5.

San Juan de Parres: sábado 25 por Rosa Berdayes y familiares y sábado 4 por José Antonio Donato Laucerica, ambas a las 4.

Villanueva: sábado 25 aniversario de Mª Luisa de Pedro Calderón y sábado 4 por Luis Pérez y familiares, ambas a las 6. En Las Rozas el sábado 4 a las 12.


EL TEMA BIBLICO: El pasado jueves correspondía leer en Misa un pasaje del Génesis (cap. 9) en el que se prohíbe comer sangre animal. ¿Nos afecta a los cristianos dicha prohibición? El pueblo israelita consideraba la sangre como la sede de la vida y el único Señor de la vida es Dios. Por eso derramar la sangre animal en los sacrificios era signo de respeto a Dios, pero utilizar esa misma sangre en la alimentación era una falta de respeto. Jesús abolió dicha prohibición, al declarar puros todos los alimentos (Marcos 7, 19). Se trata, por tanto, de una cuestión cultural que en nada nos obliga a los cristianos. En el mismo texto se prohíbe derramar sangre humana, esto es, quitarle la vida a otra persona. Alguna secta hizo una interpretación fundamentalista de esta prohibición, extendiéndola a las transfusiones de sangre. La Biblia no habla de transfusiones, porque son un invento reciente, pero el que dona sangre no pierde la vida, porque la sangre se renueva  en el organismo del donante rápidamente, de manera que la donación de sangre es un gesto de caridad, es dar vida a quien necesita sobrevivir. Por eso los cristianos no debemos oponernos a ello.


OPINION:                                           De modernidades

Hay quien aplaude todas las modernidades, todos los inventos que la cabeza humana va pariendo cada año, cada mes…Y ciertamente la mayoría de los descubrimientos suponen un verdadero avance, que merece la pena asumir, pero hay otros que no lo son tanto y no hay razón para bendecirlos por el mero hecho de que sean novedades. Lo lógico es que los gobernantes apuesten por las novedades que constituyen un auténtico progreso y soslayen aquellas otras que, más que progreso, constituyan un retroceso. Pero, como somos como somos y tenemos los gobernantes que tenemos, a veces puede pasar justamente lo contrario. En su día la energía fotovoltaica (luz solar), por ejemplo, apareció como una novedad interesante, por representar un modelo más barato, no contaminante y que nos podía librar mejor de la dependencia energética exterior. Al ser el “país del sol”, tenemos una ventaja natural en este campo y España, en principio, apostó por ella, convirtiéndonos pronto en el segundo país más productor, tras Alemania. Pero, entre las eléctricas y las nucleares se las fueron arreglando para convencer a nuestros gobernantes y, de producir el 23 y pico por ciento de la energía fotovoltaica mundial pasamos en este breve tiempo a producir sólo el 2,36 por ciento. Tremendo error, que estamos a tiempo de corregir. En otro terreno, tenemos ahora a los principales partidos políticos estudiando la posibilidad de legalizar la llamada gestación o maternidad subrogada, lo que algunos llaman también “vientres de alquiler”. Es el procedimiento al que recurren aquellas parejas (y hasta personas individuales) que, no pudiendo tener hijos y para evitar los generalmente largos trámites de la adopción, acuden a los países en los que se permite esta práctica a “contratar” a una mujer que esté dispuesta a quedarse embarazada y “venderles” la criatura. Vamos, como quien va al super a adquirir cualquier mercancía. El “material” genético puede provenir tanto de la pareja contratante como de terceras personas. Como te puedes imaginar, en algunos países esto se ha convertido en un negocio más, en el que las gestantes no son precisamente las que se llevan “la parte del león” en las ganancias, sino más bien las clínicas, las agencias de viajes y demás intermediarios. El problema es complejo y en esta hoja no hay espacio para desmenuzarlo con detalle, pero desde la moral cristiana está claro que tal práctica es rechazable. Además de implicar normalmente la destrucción de embriones, las gestantes y, sobre todo, las criaturas son tratadas como simples objetos. El caso es que, como en nuestro país esto no está legalizado, dicen que ya se están dando unos mil casos al año de parejas españolas que acuden a los países que lo permiten. Y es por ello por lo que los grandes partidos nacionales están debatiendo la postura a adoptar ante el problema. Con el cacao ideológico imperante en nuestra sociedad, las opiniones, de momento, parecen muy divididas y ya sabemos que a los partidos les gusta tener una sola voz. Quedamos a la espera, pero mucho me temo que la mayoría acabará optando por el “progresismo retrógrado”.                                              

En nuestra Iglesia también se debate a veces sobre la conveniencia o no de apuntarse a modernidades. En su día reformamos ligeramente hasta el Padrenuestro para coincidir con nuestros hermanos latinoamericanos, ahora se reforman ligeramente los leccionarios, al parecer para ser más fieles a los textos originales…Pues vale…Lo que sea menester se reforma…Con esto de las nuevas tecnologías, existe también una nueva aplicación, que llaman “confesor go”, para encontrar al confesor disponible más cercano. Como de momento son pocos los curas que se han dado de alta, a lo peor, si entras, resulta que el confesor disponible más cercano lo tienes en Oviedo, por no decir en Pelencia. Conmigo que no cuenten para esta modernidad. Además, con lo despistado que es uno, la mitad de las veces se me olvidaría poner el “on” cuando estoy disponible y el “off” cuando no lo estoy. Paso, pues, de “confesor go”.                 J. Manuel Fueyo 


EL RETO DE LOS MARGINADOS: Escribo esto en Navidad, cuando los niños les escriben a los Reyes y por eso me resultó doblemente doloroso leer hace días que una niña de 7 años ha provocado tres muertos en una comisaría de Damasco, al entrar fingiendo que tenía que ir al baño y haciendo detonar el cinturón-bomba que llevaba puesto. Al día siguiente nos enteramos de la detención de un niño en Alemania, que había intentado sin éxito hacer detonar explosivos en un mercadillo navideño. Esta horrenda práctica de servirse de niños kamikazes la iniciaron el año 2014 en Nigeria los fundamentalistas islámicos de Boko Haram, perpetrando treinta y pico ataques suicidas. Y la “plaga” se fue extendiendo a otros países, como Níger, Camerún, Chad y al Próximo Oriente, con el surgimiento del Estado Islámico en Siria e Irak. Las víctimas suelen tener entre 8 y 18 años. En unos casos son secuestrados, en otros se trata de niños que viven solos en campamentos de desplazados o que han perdido a sus familias.            Rev. Antena Misionera

 

indice