Hoja parroquial


Parroquias de Cangas de Onís, Dego, San Juan de Parres y Villanueva


          Tel. 689 71 28 03                                       fueyocangues@outlook.es
        Nº 63            14 de mayo de 2017           Dep. legal AS 04383-2014


AVISOS: Cangas: Misas de la quincena: lunes 15 por Nicolás Cuadriello; martes 16 por difuntos familia Tárano Fdez; miércoles 17 por intenciones de Luisita; jueves 18 por Gerardo López; viernes 19 por Etelvina y Angeles; sábado 20 por Mª Teresa Caso; domingo 21, a las 12, por J. Luis, Celso y Arcadio; a las 7 por intenciones de Angel Sánchez; lunes 22 por intenciones de Mary y por Saliniano, Higinio y Cándida; martes 23 por Higinio y Pilar; miércoles 24 por Antonio e Isabelita; jueves 25 por Bernardo y Carolina; viernes 26 por Ceferino Gancedo; sábado 27, a las 12, anivers. de J. Ramón Suero; a las 7 por Juan Luis Pérez; domingo 28, a las 12 (primeras comuniones), por Eloína y Juan;  a las 7 por Angel González. Capillas: en Tornín el sábado 20 a las 11; en Cardes el sábado 27, a las 11, por Pili Suero y en San Cosme el domingo 28 a las 4.

Dego: los dos sábados a las 5; la del 27 por Mento y Adela.

San Juan de Parres: los dos sábados a las 4. En Vallobil el jueves 18, a las 5, por Sofía Cuadriello.

Villanueva: los dos sábados a las 6.

 

EL TEMA BIBLICO: En las misas de los días laborables seguimos leyendo pasajes de los Hechos de los Apóstoles, que nos cuentan las vicisitudes de los primeros cristianos, con los apóstoles al frente, entre ellas algunos enfrentamientos con el judaísmo oficial. ¿Fue inmediata la separación de judíos y cristianos? No hay literatura extrabíblica sobre el particular; sólo disponemos de los textos neotestamentarios. Y en el libro de los Hechos se nos dice que, en principio, al menos, los apóstoles seguían acudiendo al Templo de Jerusalén y fuera de la capital se servían también de las sinagogas para ir iniciando a los judíos interesados por el Evangelio. Es de suponer que la ruptura se fuese produciendo poco a poco y con distintas intensidades, según las circunstancias de las poblaciones a las que iba llegando la entonces nueva doctrina cristiana. Cabe pensar que en la capital y en su entorno el llamado Concilio de Jerusalén, al que se refieren las lecturas del jueves y del viernes próximos, representase un punto de inflexión y empezase a marcar distancias, pero la ruptura definitiva no se produjo hasta avanzado el siglo II, cuando las diferencias entre ambas religiones eran tan evidentes que no cabía más que cada una siguiera su camino.

 

OPINION:                                       Vivir en la Edad de Piedra

-En su día ya comenté la ocurrencia que tuvo la asociación Hazte-oír de pasear un autobús en el que escribieron un par de frases de Pero Grullo sobre los órganos genitales humanos: ocurrencia que sobraba ciertamente, aunque no constituía precisamente delito, como proclamaron algunos políticos y comunicadores. Cabe decir que los de Hazte-oír recurrían a la ley del Talión, pues unos días antes el lobby LGTB había colgado en Cataluña pasquines que decían que “hay niñas con pene y niños con vulva”. Recordarás que el juez de turno ordenó inmovilizar el autobús y a los de Hazte-oír se les ocurrió entonces sacar a pasear otro autobús, con el letrero “dejad a los niños en paz”. Pues hete aquí que hace días llegó a Asturias ese autobús y a la altura de Pola de Lena fue recibido con pedradas e insultos por unos vándalos, entre los que se encontraba un alto cargo y diputado de Podemos. Por si no te habías enterado aún en qué consiste  el “progresismo”, te lo aclaran estas lumbreras: consiste, entre otras cosas, en apedrear y/o insultar al que no piense como tú. No les vale ni siquiera la ley del talión y se retrotraen a la Edad de Piedra. Y nunca mejor dicho lo de piedra. Como sucede tantas veces en este Estado de “Derecho”, los violentos se fueron de rositas y los apedreados a escapar para librarse de la lapidación. Pues, por si te parecía poco que podemitas y feministas te aclarasen lo que significa ser progresista, le preguntaron sobre el tema a un portavoz del Gobierno regional y, después de condenar las pedradas –faltaría más-, puntualizó diciendo que la consigna de Hazte-oír es “inaceptable”. Y tú pensando ingenuamente que inaceptables eran los escándalos que se vienen produciendo un año sí y otro también en torno al Gobierno regional: Sogepsa, Villa, Marea, Musel, Niemeyer y demás…Pues, si no te enteras, Contreras, aprende de las lumbreras: ahora  inaceptable es pedir que dejen a los niños en paz.

-En la Edad de Piedra, en sentido estricto, viven aún los habitantes de la isla Sentinel, en el océano Indico. Parece mentira en estos tiempos, pero ni pescadores ni turistas se atreven a acercarse, porque los indígenas reaccionan con violencia ante todo extraño que se les acerque. Tan es así que el propio Estado indio, al que en teoría pertenecen, ha renunciado ya a la tentativa de establecer contacto con tan peculiares humanos. Se supone que es la isla sobre la que Marco Polo,  allá en el siglo XIII, escribió que “si un extranjero llega, lo matan y lo comen”. Por el Pacífico y en torno al Amazonas hay otras tribus muy aisladas y peculiares, pero esta de Sentinel supera lo imaginable.

-Quien debe de pensar que estamos en la Edad de Piedra es un alto dignatario de Arabia Saudí, que tuvo la ocurrencia de solicitar de la FIFA que les prohíba a futbolistas y demás deportistas hacer la señal de la cruz en los estadios. No será un servidor quien asegure que el ínclito saudí no vaya a conseguir su propósito, porque cosas parecidas se vieron. Por ejemplo, el club que más presume de señorío, el Real Madrid, decidió no hace mucho eliminar de su escudo la cruz para venderse mejor en los países árabes. Estando de por medio un personaje de la ralea de Florentino Pérez, se puede esperar cualquier cosa. Y, para disimular un poco las simpatías, reconozco de paso que el presidente del Barça tampoco es una hija de la caridad. Volviendo a Arabia Saudí, deja de parecer descabellada la mencionada solicitud a la FIFA, si se considera cómo funcionan algunas cosas en ese país. Mucho petróleo y alto nivel de vida, pero las mujeres son tratadas peor que en la Edad de Piedra: deben llevar siempre vestida una túnica negra, no pueden estudiar, ni viajar, ni siquiera someterse a intervenciones quirúrgicas sin el permiso del varón que tenga su tutela, no pueden conducir, ni tener una cuenta en un banco, ni hablar en público con cualquiera. Además, es raro que pasen dos días en Arabia sin que haya una ejecución, lo cual supongo que no ocurría ni en la Edad de Piedra. Pero, mientras haya petróleo, los organismos internacionales mirarán para otro lado o taparán la nariz. Y que las saudíes se coman el marrón.        J. M. Fueyo

 

EL RETO DE LOS MARGINADOS: Los norcoreanos viven desde hace setenta años uno de los más largos vía crucis de la historia. Así se expresaba recientemente Phillipe Blot, un misionero que estuvo en el citado Estado asiático. El país vive muy aislado: nadie puede entrar o salir sin visado y apenas hay información sobre el mundo exterior. En los hospitales, por ejemplo, la situación es de drama permanente: sin antibióticos, sin vendas, hasta sin jabón…Se dan casos de pacientes a los que se les arranca los ojos u otros órganos para trasplantarlos a chinos o japoneses ricos. Los que sufren alguna minusvalía son expulsados de las ciudades para no estar a la vista. En los colegios la alimentación es muy deficiente. Se dice que un niño norcoreano de 7 años, por ejemplo, mide 20 cms. menos y pesa 10 kilos menos que un surcoreano. Sólo los muy cercanos al poder y los que pueden pagar sobornos viven bien. Algunos padres venden a sus hijas por 800 o 1000 euros para los prostíbulos. Quienes osan enfrentarse al régimen acaban ejecutados o en campos de concentración. Y los cristianos son objeto de especial persecución: desde 1995 fueron ejecutados unos cinco mil, simplemente por rezar o poseer una Biblia.               (Publicado en Infocatólica)                                                                                         

 

                                               

indice