Hoja parroquial


Parroquias de Cangas de Onís, Dego, San Juan de Parres y Villanueva


          Tel. 689 71 28 03                                       fueyocangues@outlook.es
        Nº 64            28 de mayo de 2017           Dep. legal AS 04383-2014


AVISOS: Cangas: Misas de la quincena: lunes 29 por Gaspar Cayarga; martes 30 por Juan Blanco y Ramón Prada; miércoles 31 por intenciones de Luisita; jueves 1 por intenciones de Josefina López; viernes 2 por Gabriela Blanco; sábado 3 (confirmaciones) por Consuelo y Severino; domingo 4, a las 12, por José Luis González; a las 7 por intenciones de Carmen López; lunes 5 por Amando Juárez del Dago; martes 6 por Amando Juárez Chimeno; miércoles 7 por Eduardo Boado; jueves 8 por intenciones de Josefina López; viernes 9 por Belarmino Antuña; sábado 10 por intenciones de Angeles Escalar; domingo 11, a las 7, por intenciones de Carmen López.

Novena de San Antonio (8 de la mañana): domingo 4 por intenciones de Yayo; lunes 5 por intenciones de Guillermo Arce; miércoles 7 por intenciones de Yayo; jueves 8 por intenciones de Silvia; viernes 9 por intenciones de Yayo; sábado 10 por intenciones de Luisita; domingo 11 por Salud, Rogelio y Juan Antonio.

Capillas: en Següenco el sábado 3 a las 11; en Torió el domingo 4 a las 5; en Caño el sábado 10 a las 11 por J. Manuel y Magdalena y en Llueves el domingo 11 a las 5.

Dego: el sábado 3 por Manolita Molina y J. Manuel Antuña y el sábado 10, ambas a las 5.

San Juan de Parres: los dos sábados a las 4; la del día 10 por Francisco Rosete y familiares. En Vallobil el sábado 3, a la una, ofrecida a San Fernando.
Villanueva: los dos sábados a las 6. En Las Rozas el sábado día 3 a las 12.


EL TEMA BIBLICO: Entre las lecturas bíblicas que el Leccionario propone para la Vigilia de Pentecostés se encuentra el episodio de la torre de Babel, narrado en el Génesis. Los liturgistas han incluido dicho pasaje en esta fiesta, porque Babel representa la antítesis de Pentecostés: en Babel los hombres intentaban trabajar de espaldas a Dios y, a pesar de hablar el mismo idioma, no se entendieron. En Pentecostés los apóstoles iniciaban la construcción de un mundo según Dios y, a pesar de hablar distintos idiomas, hubo entendimiento. El mensaje es similar al del Paraíso, aunque allí el pecado era individual y en Babel colectivo. Son todos los hombres los que pecan de soberbia, pretendiendo rivalizar con Dios. Con ironía el autor dice que Dios tuvo que “bajar” a ver la torre y que los materiales eran efímeros: ladrillos cocidos y alquitrán. El relato juega además con el nombre de Babilonia, ciudad en la que convivían gentes de muchas lenguas y donde había unas torres altas llamadas zigurats.


OPINION:               Carta semanal del Arzobispo (en el Día de la Iglesia Diocesana)

Una casa. Ese es el sueño noble y necesario que toda persona humana tiene en sus adentros. Poder contar con un espacio en donde la vida se cobija, los afectos y amistades se encuentran, los temporales no anidan y nos sentimos protegidos de tantas intemperies que circulan. Desde las cuevas más ancestrales hasta las viviendas más sofisticadas, el hombre ha buscado vivir y convivir bajo el amparo de una casa. Lo vemos cuando precisamente la casa nos falta, cuando no logramos encontrar ese espacio en el que experimentar con sosiego y paz el gozo de llevar adelante todo cuanto rodea la existencia personal y familiar con la gente que más queremos. Y por eso es dantesco ver imágenes, tras un estrago bélico o terrorista, que destruye sin piedad lo que se construyó con tanto esfuerzo y fue fruto de los mejores sueños. O lo vemos también cuando se te obliga a abandonar tu patria, tu tierra, tu hogar, expulsándote del paraíso pequeño donde la vida con sus factores y amores sencillamente vivía y convivía sin más. Son las crueles imágenes de los refugiados, que van errantes camino de no se sabe dónde, llevando con ellos lo que pueden cargar en sus espaldas o empujar en algo que tenga dos ruedas. Implacables escenas que te abren las carnes, al ver a personas inocentes condenadas a huir.
La Iglesia es una casa que acoge y que construye ese hogar cristiano que llamamos comunidad. No pocos de los que no hallan cobijo y sufren su condición de no tener techo, o tantos de los que no saben dónde poder comer por falta de recursos, o quienes experimentan la soledad en todas sus variantes y formas, o los que vagan y vagan de aquí para allá, empujados por la mano malhadada de la violencia que les persigue en guerras y terrorismos…tantos hermanos nuestros ven en la Iglesia esa casa que les falta, ese hogar que se les niega, esa comunidad en donde son acogidos con la caridad que los cristianos aprendemos del mismo Cristo. Hay una jornada al año en la que miramos a nuestra Iglesia diocesana, sabiéndonos emplazados a abrir nuestras puertas como quien abre de par en par una casa. Construimos comunidad, ese es el lema de este año. Es hermoso decirlo así. Porque no levantamos barricadas ni cavamos trincheras, sino que abrimos la casa para acoger de tantos modos a quienes tienen necesidad de la oración, que nos pone en amistad con Dios, celebrando la fe y los sacramentos, o quienes tienen necesidad de seguir formándose como cristianos que quieren dar razones de su esperanza en medio de un mundo no sólo plural, sino también hostil al hecho religioso en general y al católico en particular, o aquellos que de tantos modos y maneras necesitan ser escuchados en sus miedos y soledad, curados en sus muchas heridas, acompañados en sus preguntas para ayudarles a solucionar sus problemas de falta de dinero, de trabajo, de vestido, de comida o de vivienda. ¡Cuántas puertas tiene la casa cristiana! ¡Cuántas formas de construir la comunidad para que no haya nadie que se canse de esperar la apertura de una puerta que nadie abre! Jornada diocesana para dar gracias por tantas parroquias vivas que llevan adelante con amor y entrega tantos servicios litúrgicos, catequéticos y caritativo-sociales. Están también las comunidades religiosas y los grupos y asociaciones cristianas. Son todas ellas una casa que construimos los hijos de la iglesia, viniendo al encuentro de quienes Dios nos confía y a los que nos envía con una Buena Noticia de Bien y de Paz.          


EL RETO DE LOS MARGINADOS: Las cifras hablan por sí solas: la pensión media de los autónomos es de 707,92 euros, según datos del Ministerio de Empleo. Claro que hablamos de la media, pero hay que tener en cuenta que más de un tercio de los pensionistas autónomos (casi el 43 por ciento en el caso de las mujeres) cobra la pensión mínima, que está incluso por debajo del llamado umbral de la pobreza. Y esto a pesar de que, para acceder a ella, es necesario tener 15 años cotizados y estar al corriente de la cuota de pagos a la Seguridad Social. Se trata de un sector que incluye a profesionales de todo tipo, si bien el 73 por ciento corresponde al sector servicios. La mayoría de los autónomos paga la base mínima de cotización, porque no obtienen beneficios suficientes para pagar una cotización mayor. Tienen problemas para acceder a créditos, el derecho al paro es prácticamente inexistente, amén de otras carencias en coberturas varias. Y, si este es el presente, el futuro es más oscuro, si se mantiene la legislación vigente, pues, a partir de 2025, no bastarán 15 sino 25 años cotizados para tener derecho a esa pensión mínima. Ante ese descenso del poder adquisitivo de estas pensiones existen dos soluciones opuestas. Uno, tener que recurrir a planes privados para que bancos y aseguradoras puedan hacer negocio a su costa. El otro camino pasa por redistribuir la riqueza, empezando por una reforma fiscal progresiva, en la que bancos, monopolios y grandes fortunas paguen más por sus beneficios.                                                                                        

 

                                               

indice