Hoja parroquial


Parroquias de Cangas de Onís, Dego, San Juan de Parres y Villanueva


          Tel. 689 71 28 03                                       fueyocangues@outlook.es
        Nº 88            29 de abril de 2018           Dep. legal AS 04383-2014


AVISOS: Misas de la quincena: Cangas: lunes 30 por Juan Blanco y Ramón Prada; martes día 1 por intenciones de Milagros Arbesú; miércoles 2 por Gabriela Blanco; jueves 3 por Consuelo y Severino; viernes 4 por intenciones de Milagros Arbesú; sábado 5, a la una, aniversario de Teresa García; a las 7 por Amando Juárez del Dago; domingo 6, a las 12, por Amando Juárez Chimeno; a las 7 por Manuel Vega y familiares; lunes 7 por Toño, Carmina, Lesmes y Luisa; martes 8 por intenciones de Milagros Arbesú; miércoles 9 por intenciones de Araceli; jueves 10 por intenciones de Angeles Escalar; viernes 11 por intenciones de Milagros Arbesú; sábado 12 por intenciones de Mary, por Saliniano, Higinio y Cándida; domingo 13, a las 12, por Yayo; a las 7 por Raimundo Teleña. Capillas: en Següenco el sábado día 5 a las 11; en Torió el domingo día 6 a las 5; en Caño el sábado 12, a las 11, por José Manuel Tejuca y Magdalena Fernández; en Llueves el domingo 13 a las 5.

Dego: los dos sábados a las 5.

San Juan de Parres: los dos sábados a las 4.

Villanueva: los dos sábados a las 6. En Las Rozas el sábado día 5 a las 12.

-El sábado 5 de mayo habrá en Covadonga un retiro espiritual para laicos. Comenzará a las 10 y media y concluirá a las 6. Los interesados pueden llamar a la Casa de Ejercicios (tel. 985846030 ) Se pagan los 10 euros de la comida y el que no suba por su cuenta que se apunte aquí para ir juntos.

-Y el sábado día 12, también en Covadonga, será el Día de las familias.  Comienza a las 11 en Muñigo, se sube a pie, Misa en la basílica, con bendición de niños, juegos, talleres y se concluye con la ofrenda floral en la Cueva a las 4 y media. Aunque no tengas niños, también puedes ir.

 

EL TEMA BIBLICO: El libro de los Hechos de los Apóstoles, que es el que más leemos en este tiempo pascual, nos cuenta que, entre los primeros cristianos, había helenistas. ¿Quiénes eran estos helenistas? La palabra aparece al menos con dos significados distintos, aunque con el denominador común de que se trata de personas que hablaban la lengua griega. En el pasaje que correspondía leer el pasado martes helenista aparece simplemente como no judío, es decir, gentil o incircunciso. El texto se refiere concretamente a la comunidad de Antioquia (Hechos 11, 19-26). Pero, hablando de la comunidad de Jerusalén (Hechos 6,1), también se dice que había helenistas. En este caso seguramente se trataba de judíos que habían vivido en el extranjero y que habían regresado a su patria para morir allí. El caso es que aparecen como grupo organizado, con sus propios responsables: los siete diáconos, entre ellos Esteban, que después sería el primer mártir.

 

OPINION:                                            Entender la Pascua

-No sé si a estas horas sigue vivo el niño Alfie, al que la Justicia inglesa ha decidido retirar el respirador y al que el hospital que debería intentar mantenerle vivo les niega a sus padres la posibilidad de llevarlo al hospital pediátrico del Vaticano. Si estuviésemos hablando de una dictadura, se explicaría tal desmán, pero en nuestras democracias occidentales están apareciendo cada vez más tics totalitarios tanto en el poder ejecutivo, como en el legislativo, como en el judicial. Entender la Pascua es hacerse a la idea de que quienes luchan por mantener a Alfie con vida, incluidos los numerosos manifestantes que salieron a las calles británicas y a las de otros países a defender tan noble causa, están más que vivos, mientras que los directivos del hospital de marras y los jueces que les apoyan son muertos vivientes.

-En el breve lapso de tres días han sido asesinados en México dos sacerdotes y la cifra se pone en veintitrés, si nos remitimos seis años atrás. No hace mucho le pregunté a un mexicano por qué mataban allí a tantos curas. Su respuesta me dejó frío: “porque se meten en temas en los que no se deberían meter”. Naturalmente no se refería a que se metiesen en negocios sucios, sino todo lo contrario: a que denunciaban los negocios sucios tan abundantes en aquel país hermano. Entender la Pascua es hacerse a la idea de que los curas asesinados por cumplir con su deber “viven”, mientras que sus asesinos, aunque estén vivitos y coleando, están “muertos”, como “muerto” está quien tiene el cinismo de afirmar que el cura, o el sacristán, o el heladero de la esquina no tienen el derecho y el deber de denunciar las injusticias y luchar por un país mejor. Ya sé que no es fácil hacerse a la idea de que unos muertos estén vivos y unos vivos estén muertos, pero la Pascua es, sobre todo, cosa de Dios y las cosas de Dios no funcionan afortunadamente como las nuestras.

-No hace falta ir a México para tropezar con personas que nos quieren recluir a los cristianos en las sacristías y dedicados únicamente a nuestras liturgias. Lo decía muy claramente un obispo brasileño, Helder Cámara, hace ya unos cuantos años: “si doy una limosna a un pobre, me llaman santo; si pregunto por qué es pobre, me llaman comunista”. Pues pasado mañana es el Día del Trabajo y seguro que los obispos, individual o colectivamente, publican algo sobre el particular. Entender la Pascua también es considerar como normal que los cristianos, consagrados o laicos, denunciemos la lamentable situación laboral de nuestro país: con tres millones setecientos y pico mil parados, con tanto trabajo precario, con tanta hora extra no remunerada, con la mitad de las pensiones que no llegan a los 700 euros mensuales…¡Cuántas horas pierden nuestros gobernantes en dirimir temas secundarios y qué pocas dedican a devanarse los sesos, con empresarios y sindicatos, para buscar soluciones a esta gravísima lacra social!

-Cada vez se dan más casos de enemistades: de personas que no se hablan con algún vecino o hasta pariente por cualquier “quítame allá esas pajas”. Antaño solían ser enemistades por herencias, por límites de fincas u otros temas mayores. Ahora cualquier “casigalina” es usada como pretexto para no dirigirle la palabra al prójimo o cambiar de acera, cuando se acerca. Incluso las distintas simpatías futbolísticas o políticas dan lugar a que algunas personas rompan las amistades. Entender la Pascua es aceptar al pie de la letra el versículo joánico que dice que “el que no ama a su hermano es un homicida”. Suena fuerte, pero es Palabra de Dios.        J. Manuel

 

EL RETO DE LOS MARGINADOS: La enfermedad de la grandeza sigue siendo una de las más notorias de nuestra sociedad: grandes ciudades, grandes avenidas, grandes colegios, grandes hospitales…Y ello tiene sus ventajas, pero oculta la utilidad y el valor de lo pequeño, que también es una verdad histórica. Los pobres de la tierra van descubriendo poco a poco que todo es posible si se asocian. En Latinoamérica, en Asia, en Africa los empobrecidos alzan su voz. Y hasta los niños no quieren seguir fabricando los productos de nuestro lujo y en las silenciadas fotos de sus manifestaciones y de sus pancartas nos dicen que no quieren limosna, sino justicia. No quieren que los niños ricos beban divertidamente la sangre de los empobrecidos. Luchan, pero casi nadie se hace eco de ello. ¿Qué sabemos de los grandes problemas de la humanidad? Nos tapan los ojos con problemas locales o cercanos. No interesa que veamos más allá. Pues que no te engañen. Abre bien los ojos y verás que hay mucho mundo más allá de nuestra casa y nuestros intereses. Cada 16 de abril se nos recuerda que sigue existiendo en el siglo XXI esclavitud infantil, porque en tal fecha, en el año 1995, un niño pakistaní, Iqbal Masih, pagó con su vida por osar enfrentarse con quienes le esclavizaban a él y a otros menores como él.                (revista Antena Misionera)