Liturgia

iglesia


Sacerdocio de CRISTO


Liturgia




Consagración
Liturgia es el ejercicio del sacerdocio de CRISTO que es realizado por los bautizados.
El Concilio Vaticano II define la Liturgia como " la cumbre a la que tiende toda la acción de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde emana toda su fuerza" y también el conjunto de acciones, formulas y cosas con que, según las disposiciones de la Iglesia Católica, se da culto público a DIOS.
El servicio a la Liturgia lo realizan un grupo de feligr@s siguiendo una serie de normas que favorecen y representan la unidad de toda la Iglesia en general, y de la Iglesia local en particular, poniendo de manifiesto la doctrina de la Iglesia Católica.


 La pasión de Cristo
En las celebraciones eucarísticas participan varias personas como lectores, que a la vez hacen funciones de acolitado.
Los días laborables están Mª Jesús,  Lesbia y Maitane y los sábados y domingos se les suman Luis, Mª Carmen, Maruja y Maribel.

De la ornamentación floral de la iglesia se encarga un grupo de voluntarias capitaneadas por Ana María.
Entre las flores que produce nuestro jardín, las que nos regalan y las que compramos, nuestra iglesia suele estar muy lucida.





En Navidad y Semana Santa se requiere una dedicación especial, en el primer caso para montar el belén y en Semana Santa para la procesión de Viernes Santo. Afortunadamente contamos con un nutrido grupo de voluntarios, cuyos nombres no vamos a mencionar, poque son muchos y a lo peor, se nos olvida alguno, El caso es que realizan con acierto y gusto su trabajo, pues tanto el belén como la procesión parece que cada año salen mejor.

En Navidad contamos con la inestimable ayuda de José y  Javier.
En la Semana Santa nos asesora en este
capítulo Ángela.






En lo que se refiere a la música, habiamos quedado un tanto huerfanos con el fallecimiento de Dn.RamónPrada.
Pero después de unos meses de vacio
, estamos iniciando una nueva etapa: Berta, Carlos Tejo, Carolina, Emilina, Pili Blanco, Pili Nuñez, Monse, Julita, Tesi, Primi y Mate, dirigidos por el organista José Antonio, animan la Misa de doce de los domingos y días festivos.
 En las grandes fiestas nos sigue acompañando el coro Peñasanta.







       

Como novedad para el año recién iniciado tendremos exposición del Santísimo los terceros jueves de mes, tras la Misa, es decir a las 7 y media. Comenzaremos con ello, pues, el día 18 de enero.
   
Características del buen colaborador parroquial.


1.    La primera y principal. El buen colaborador parroquial es un creyente en Cristo, que se esfuerza por vivir su fe como católico y que confía en su iglesia y ama a su iglesia. No es una persona simplemente voluntariosa o generosa con su tiempo.

2.    Es colaborador de Cristo, de la Iglesia y de su parroquia. Por tanto, todo lo que hace es para la parroquia, para su comunidad, nunca para sí mismo.
3.    Es discreto. Los mejores y mayores colaboradores son esos de los que la gente apenas conoce ni el nombre. Un buen colaborador jamás es protagonista. También es discreto hacia fuera. No cuenta, no chismorrea, no anda con dimes y diretes.
4.    Su tarea está por encima de quién sea el sacerdote correspondiente. Los he conocido que llevan en su parroquia treinta, cuarenta, sesenta años… Cambia el sacerdote y siguen ofreciendo su disponibilidad.
5.    No considera su oficio suyo. Mala cosa que una persona que ayuda se crea en posesión de algo.
6.    Disponibilidad para aceptar responsabilidades. La misma para dejarlas si así se le pide.
7.    El buen colaborador nada pide para sí, ni privilegios, ni consideraciones. Todo lo contrario: es el que renuncia específicamente a cualquier cosa justo para que nadie pueda decir que recibe un trato de favor.
8.    Jamás hablará mal de los sacerdotes, aunque sepa que tienen sus fallos. Sabe que hacerlo es escandalizar y alejar a la gente de la Iglesia.
9.    Es leal y sincero. Sabe transmitir a los sacerdotes lo que hay y tiene la confianza suficiente para decir esto sí, o esto no me parece.
10.    Responsable. Porque una cosa es ser voluntario y otra no tomarse las cosas en serio.
11.    Trabajador en equipo, porque en la parroquia hay muchos como él y tienen que colaborar todos, aceptándose y queriéndose.
Visto esto, imaginen lo que sería un colaborador problemático. Ya saben. Hoy viene, mañana no aparece, habla mal de los demás, crea mal ambiente, con el cura Fulano sí, pero con Mengano ya no, ahora me enfado y me voy, ahora me contento y vuelvo…
¿De los curas no va a decir nada? Sí. Que felices los que han sabido rodearse de colaboradores así. Y que vaya mérito que tienen los colaboradores que siguen a nuestro lado a pesar de que nosotros a veces les seamos tan ingratos. (InfoCatólica)


    

NORMAS A TENER EN CUENTA POR LOS LECTORES

 

  1.  El de lector es un ministerio importante en la comunidad cristiana. Ha de leerse despacio, vocalizando bien y con voz clara. Quienes no reúnan estos requisitos es preferible que cedan el puesto a otras personas.
  2.  Quienes vayan a leer en una Misa deberán pasar al menos cinco minutos antes por la sacristía a repasar lo que les toca leer
  3.  Al leer las lecturas bíblicas, recuerden decir al principio “lectura del libro…) y al final “Palabra de Dios”
  4.  Quienes lean la oración de los fieles recuerden que sólo se leen las peticiones; la introducción y la oración final le corresponden al sacerdote
  5.  En principio para cada Misa bastan dos lectores: por ejemplo uno lee la primera lectura y el salmo (de no ser cantado) y el otro lee la segunda lectura y la oración de los fieles. Los primeros domingos de mes puede haber un tercer lector, del grupo de Caritas, que lea el mensaje correspondiente
  6.  Que cada lector le comunique al párroco a qué Misa de las tres suele venir el fin de semana, a ver si podemos elaborar cada mes un “calendario de intervenciones”, procurando que haya lectores tanto en la Misa del sábado como en las del domingo




Vestiduras de los sacerdotes

CASULLA:

Es la vestidura que se pone el obispo sobre las demás prendas. Consiste en una pieza alargada con una abertura en
el centro para pasar la cabeza. Es el símbolo de caridad, que hace dulce y suave el yugo de Jesucristo. Vestidura Sagrada
que se pone el alba y que sirve para celebrar la Misa. Está abierta por lo alto, para que entre la cabeza, y por los lados;
cae por delante y por detrás desde los hombros hasta media pierna. 

El presbítero o el obispo que preside la Eucaristía se reviste la casulla: su nombre ya indica que es como una especie de
"casa pequeña", a modo de manto amplio que cubre a la persona (como el "poncho" americano actual).  La casulla es el indumento litúrgico que ha venido a caracterizar sobre todo la celebración eucarística.

Se usan en diferentes colores:

Blanco: Representa las fiestas y solemnidades.

Verde: Se utiliza en tiempo ordinario.

Rojo: Representa las fiestas de los mártires y misas especiales de los santos.

Morado: Para la Semana Santa y cuaresma, así como para la misa de difuntos.

 

ALBA:

Es una amplia túnica que cubre al celebrante de arriba a abajo y se sujeta a la cintura con un cíngulo,

simboliza la pureza del corazón que el sacerdote ha de llevar al altar.



 

 CÍNGULO: 

Cordón o cinta de seda o de lino, con una borla a cada extremo, que le sirve al Sacerdote para

ceñirse el alba.



                              


DICCIONARIO EUCARISTICO


Acetre: recipiente para el agua bendita

Alba: túnica blanca que el sacerdote utiliza para todas las celebraciones litúrgicas

Altar: mesa en la que se celebra la liturgia eucarística

Ambón: mueble desde el que se leen las lecturas bíblicas en la Eucaristí

Cáliz: copa que se usa para el vino en la liturgia eucarística

Casulla: vestidura que el sacerdote utiliza sobre el alba en la celebración de la Eucaristía. Cambia de color, según los tiempos litúrgicos y la celebración de que se trate

Cíngulo: cinturón que el sacerdote utiliza por encima del alba para la celebración eucarística

Cirio: velón que representa a Jesús Resucitado y que se utiliza en el tiempo pascual, en los bautizos y en los funerales

Confesionario: mueble utilizado para el sacramento de la penitencia

Consagración: parte de la Misa en la que el sacerdote repite las palabras de la Ultima Cena de Jesús

Copón: copa con tapa que se utiliza para repartir la Comunión

Credencia: mueble sobre el que se coloca todo lo que se necesita para la celebración eucarística

Credo: oración en la que se recogen las verdades de fe en las que creemos los cristianos

Estola: ornamento estrecho que el sacerdote utiliza entre el alba y la casulla, siendo del mismo color que esta

Hisopo: utensilio que se utiliza para las aspersiones con agua bendita

Homilía: parte de la Misa en la que el sacerdote explica las lecturas bíblicas del día

Incensario: utensilio que se utiliza para quemar incienso en celebraciones solemnes y en funerales

Leccionario: libro en el que se leen desde el ambón las lecturas bíblicas de la Misa

Misal: libro que el sacerdote utiliza para celebración eucarística

Ofertorio: parte de la Misa en la que se presentan el pan y el vino que se usarán en la celebración

Patena: plato sobre el que se coloca la hostia con la que comulga el sacerdote

Pila: pieza de piedra que se utiliza para la infusión del agua a los bautizados

Presbiterio: parte de la iglesia destinada al sacerdote y a quienes le ayudan en las celebraciones litúrgicas

Purificador: paño que el sacerdote utiliza para limpiar el cáliz, después de la Comunión

Sagrario: mueble en le que se guarda el pan eucarístico sobrante

Santiguar: hacer la señal de la cruz, desde la frente al pecho y desde el hombro izquierdo hasta el derecho

Sede: asiento en el que se sitúa el sacerdote que preside la celebración eucarística

Signar: hacer tres cruces con el dedo pulgar: una en la frente, otra en la boca y otra en el pecho

Vía crucis: catorce cruces o cuadros alusivos a la Pasión del Señor que se colocan el las paredes laterales de la iglesia

Vinajeras: recipientes para el vino y el agua que se utilizan en la celebración eucarística


menú